Despertarse en una vivienda domotica

Levantarse en una vivienda domotica. Un sinfín de posibilidades.

Esta amaneciendo, anoche el sistema de riego se puso en marcha ya que la humedad de la tierra lo necesitaba. Las persianas del salón suben un 50 por ciento dejando entrar los primeros rayos de sol. La recirculación de agua se activa para cuando me levante el agua caliente brote instantáneamente del grifo. El teléfono de mi habitación suena lo descuelgo y el sistema me da los buenos días, las persianas se suben un 10 por ciento dejando entrever el nuevo día. Me levanto y me voy al baño las luces indirectas se encienden para no dañarme la vista mientras me ducho. El sistema desconecta la seguridad que ha velado por mi familia toda la noche. En el cuarto de los niños el sistema ha aumentado la temperatura ambiente en la habitación, queda media hora para que se levanten.

Después de ducharme y asearme, salgo a mi habitación y las persianas están totalmente subidas permitiéndome ver el precioso jardín en el momento que se activa la fuente. Me encamino a la cocina y las luces del pasillo y escaleras se me encienden a mi paso con la seguridad de no dejarlas encendidas por despiste, ya que al cabo de varios segundos se apagaran si no detectan presencia. Al pasar por el cuarto de los niños las persianas se están subiendo al 50 por cien, quedan pocos minutos para levantarlos.

Al entrar a la cocina las persianas se suben y la cafetera está encendida dejando escapar el renovador aroma del café. Las tostadas saltan del tostador y preparo el desayuno de los niños. Cuando voy a levantar a mis hijos las persianas de su habitación ya están levantadas y la temperatura es la deseada. Después de unos minutos el jaleo de los pequeños se deja notar y las persianas de las zonas comunes se suben completamente llenando de luz la casa.